Caramelos Paco

Historia del establecimiento

Esta popularísima tienda de dulces es todo un referente de los comercios más tradicionales de la capital. Al escuchar su nombre “Caramelos Paco” a todos nos llega a la mente su icónica fachada amarilla, su escaparate colorido plagado de caramelos, golosinas y diversos dulces, que atraen la atención a un solo golpe de vista, en un efecto hipnótico y apetecible que hace que compres en el establecimiento, tengas la edad que tengas, aunque no siempre sea fácil decidirse, por todo el gran surtido que poseen.

La historia de este clásico negocio comienza en 1934, cuando Francisco Moreno Redondo, instala en el número 30 de la castiza calle de Toledo, la arteria más comercial del Madrid antiguo, una tienda de comestibles que se especializaría dos años más tarde, en tienda de caramelos y bombones.

La grandísima visión comercial de Don Francisco llegó a tal magnitud, que pronto la marca se empezó a conocer por todos los rincones, no solo de la ciudad, sino de todo el país. Su rudimentario sistema de publicidad, dio los mejores frutos, consistía en ir escribiendo en las rocas situadas al borde de la carretera a las afueras de la ciudad, con una brocha y alquitrán el nombre de su tienda. De esta forma y gracias al gran tesón, el trabajo y la calidad de este negocio familiar, tras generaciones, se ha convertido en la tienda de caramelos más famosa de España.
Su hijo Francisco Moreno Vicente, que acompañaba al padre cuando plasmaban aquellos grafitis para atraer la atención del público y crear marca, se quedó al frente de “Caramelos Paco” en los años 80. La visión de esta segunda generación también fue determinante para la expansión de la marca, con la apertura de la tienda “Disfraces Paco”, en la misma calle de Toledo, justo enfrente del local original. Entendiendo que sería muy útil acompañar las fiestas con sus piñatas o disfraces, junto a los dulces clásicos como complemento, para cubrir las necesidades de los clientes.
También en los años 80, se inaugura una tienda de azúcar en Cuba para crear figuritas o un taller de artesanía de azúcar glass en Madrid. La innovación siempre ha sido el sello de Casa Paco, siendo los primeros en comercializar los caramelos sin azúcar y sin alérgenos.

En la actualidad, Caramelos Paco cuenta con la tercera generación al mando de este mítico lugar. Francisco Moreno Herguido, tiene idéntica visión a la de su padre y abuelo, según sus propias palabras: “La intención de conciliar la tradición e innovación, tratando siempre a los clientes entre algodones de azúcar y ofreciendo siempre los caramelos más novedosos al precio más competitivo”. Fórmula magistral para que los servicios de este establecimiento, sean realmente excelentes.

Oferta actual

Galería de imágenes

Contacto

© Todos los derechos reservados. Fátima Candelas Piña · Píxima
Call Now Button¿Dudas? Llámanos